martes, 1 de enero de 2013

La tristeza tambien es una ola


El tiempo es una invención humana. Los ciclos no se rigen por cronómetros ni relojes, tampoco por el cambio de estación. Las emociones no se atienen a festejos y celebraciones, se mueven a un secreto ritmo independientes de la moda y el qué dirán.
El corazón, ese músculo mágico y misterioso que no descansa jamás, alberga metafóricamente nuestra historia sentiente. Sufre, palpita, anticipa, añora, espera, contiene, ausculta, recuerda...
La alegría, que debiera asistir puntualmente a los festejos de fin de año, se retova, a veces, y nos deja descolocados en medio del brindis y la música estridente. No, no vino. ¿Qué cara se supone que ponga ahora, donde la sonrisa amplia debiera estampar mi cara como un sello inconfundible en estas fechas?
Hay motivos para mi inoportuna melancolía. Hay razones para el latido a destiempo de mi corazón. Hay rostros que ya no están. Abrazos que ya no nos daremos. Nostalgias. Recuerdos así, inoportunos.
Enajenarse con alcohol y desmemoria puede ser un salvoconducto. O una estupidez. Al fin de cuentas las emociones seguirán arremolinándose en mi interior hasta que yo quede flotando inerte sobre ellas. Escaparse. Evadirse. No querer ver.. Artilugios viejos y conocidos que no conducen a otro lugar que la encrucijada. El cruce de caminos donde hay que optar. Incluso la no elección es una opción. La peor de todas.
No hay que seguir al rebaño, me digo. Madurar es eso, empezar a asumir y validar mi sentir propio. El latido que me pertenece. Que palpita así, a destiempo para el afuera, pero a un ritmo perfecto y en sintonía con el adentro. Con su ritmo personal y su particual vaivén. Como el mar, que por momentos se amansa y atempera para luego vigorizarse con toda su fuerza. La nostalgia pasa. La melancolía también. Al fin de cuentas, la tristeza también es una ola.

Victoria Branca

5 comentarios:

Natalia dijo...

lindas y ciertas palabras Victoria, espero que este año traiga buenos momentos!!!!!!!!!!!
cariños enormes y este enero lo paso en Buenos Aires!
Natalia

James dijo...

Qué cierto todo lo que has dicho y qué bien escrito!

Cuándo se tienen unos años siempre hay tristezas acumuladas, la historia personal es también pérdidas, es también fracasos y, como bien decís, la madurez, que no es otra cosa que una de las facetas de la sabiduría, nos hace saber que "esto también pasará" .

Un beso grande y un muy feliz 2013

Flor dijo...

Si que hay motivos para esta ola, y ahora la mejor opción es surfearla, hasta la nueva orilla en la que decida depositarme. En eso estoy. Gracias por estas palabras. Flor

Mercè Castro Puig dijo...

Gracias Victoria, bonita, por recordarnos que todo pasa.

Un abrazo muy cariñoso y graaande

Anabella dijo...

Hola!!
tanto tiempo sin pasar! me encantà todo lo que transmitis pq viene desde "Il cuore"!
en el pròximo viaje (todavia sin fecha!) nos tomamos una cafe juntas dale!
LO MEJOR PARA EL 2013 Y UN ABRAZO GRANDE
Anabella

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa