viernes, 28 de octubre de 2011

El respeto hacia uno mismo
















"De todos los juicios que entablamos en la vida, ninguno es tan importante como el que entablamos sobre nosotros mismos, ya que ese juicio afecta el propio núcleo de nuestra existencia.
Estamos en el medio de una red casi infinita de relaciones: con otras personas, con las cosas, con el universo. Y, sin embargo, a las tres de la mañana, cuando estamos solos con nosotros mismos, tomamos conciencia de que la más íntima y poderosa de las relaciones, aquella que nunca podremos eludir, es la relación con nosotros mismos.
No existe ningún aspecto significativo de nuestro pensamiento, motivación, sentimientos o comportamiento que no se vea afectado por la autoevaluación.
Somos organismos no sólo conscientes, sino conscientes de nosotros mismos. Esa es nuestra grandeza y, a veces, nuestra carga.
Nos probamos, evaluamos y cuestionamos de un modo que resulta imposible para otras especies. Nos preguntamos: ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué propósito tengo en la vida? ¿Mi conducta se adecua éste propósito? ¿Me enorgullezco o avergüenzo de mis elecciones y acciones? ¿Estoy contento o descontento de ser quien soy?
Tenemos la capacidad de formularnos estas preguntas y la capacidad de huir de ellas. Pero las preguntas siempre están ahí, esperando una respuesta, aún cuando preferimos fingir que no existen o no nos incumben."

Nathaniel Branden
El respeto hacia uno mismo

5 comentarios:

de los suspiros dijo...

yo llevo 68 dìas con esas preguntas despertandome a las 4:48 o`clock...y mi unica respuesta es NO SÊ !!!
je !

Fer dijo...

Ni que me hubieses estado espiando, Victoria...

Ayer a las dos de la mañana, no llegué despierta hasta las tres, me encontré con mi soledad para hacerme esas preguntas recurrentes de difícil y cambiantes respuestas, para esa autoevaluación crónica de mi paso por la vida y la huella que va marcando...

No es fácil sentir que el rumbo que elegiste hace un tiempo, o ayer mismo, en tu reacción frente a lo que te sucedió con alguien, es el rumbo que tu corazón desea seguir.

Hay tantas razones que nos fuerzan a seguir caminando con los pies desnudos y cansados por las mismas sendas gastadas, por la premisa: "más vale malo conocido..."

Anoche, insomne, me pasó otra vez, y ya van muchas...

¿Qué camino tomar que me conduzca a la verdadera plenitud de mi ser, que intuyo, pero nunca realmente saboreo?

¿Qué hacer: seguir por esta senda o emprender un nuevo camino desconocido que no sé a dónde me conduce con la ilusión de que sea "lo bueno por conocer"?

Si no le hago lugar a lo bueno despejando el panorama de lo conocido, ¿cambiará algo, aparte de mi mirada, que intento enmendar?

¿Cómo soltar amarras de eso que no me hace vibrar,y que incluso a veces me lastima y me desgasta, pero me brinda algo que sigo necesitando, aunque no sólo de pan se alimentan el hombre y la mujer?

Honda reflexión, muy propicia para mi cicunstancia. Te la agradezco mucho.

Un saludo muy cálido.

Moni dijo...

Impecable...
Las preguntas siempre están ahí...y vuelven cada día cuando termina la jornada, repensando todo lo vivido.
Qué lástima que algunas personas nunca las escuchan ni se preguntan...Todo sería tanto mejor...

valentina dijo...

Sí,sí, esas preguntas que surjen noche tras noche, ¿que camino seguir? el que ya vienes siguiendo y que también generó en su día sueños e ilusiones, o el que brota en tu corazón, y que apenas puedes contener, lleno de incertidumbres y batallas que librar. Si sigues el primero quizás un día despiertes prguntándote porque no tomaste esa decisión, y si sigues el segundo quizás el sueño se esfume como tantas veces ¿que hacer? ¿donde encontrar la respuesta?

eli dijo...

Qué buenas palabras, sr branden. A veces es realmente una carga, pero necesaria!
Un beso Victoria!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa