jueves, 10 de mayo de 2012

Morir con dignidad



La cámara de senadores de Argentina aprobó unánimemente la ley de muerte digna.
La ley establece "el derecho a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o biológicos, con o sin expresión de causa, como así también revocar posteriormente su manifestación de la voluntad."
Con ello se le reconoce al paciente que sufre "una enfermedad irreversible, incurable o que se encuentra en estado terminal el derecho a manifestar su voluntad en cuanto al rechazo de procedimientos quirúrgicos, de reanimación artificial o retiro de medidas de soporte vital".
Se regula así el encarnizamiento médico, que con tanto avance tecnológico a su favor perjudica, a veces, el desenlace digno de la vida.
Enhorabuena.

3 comentarios:

Fer dijo...

Opino igual: enhorabuena. La medicina también debe asistir al paciente en su derecho a una muerte digna. Espero que esta medida ponga fin a la prolongación de vidas que ya no tienen esperanzas y al sufrimiento de tantas personas que tienen el derecho a elegir qué hacer con respecto a su enfermedad. Vos empleás la palabra "encarnizamiento" con total corrección en este caso. Los médicos que se veían obligados a seguir asistiendo al paciente aún sabiendo que ya no tenía chances de recuperación o mejoría, suelen referirse en su jerga hospitalaria a ellos como "caños", sobre todo si se trata de pacientes muy mayores y en muy mal estado de salud, donde una medida que se toma para solucionar un problema acarrea toda una descompensación en otros aspectos y el caso se hace irreversible.

Un beso.

V dijo...

EL desenlace digno de la vida. Es un tema de gran hondura. Me despierta sentimientos encontrados. No me atrevo a opinar de forma genérica. Puede que cuando me toque de cerca con algún ser querido tenga que afrontarlo y desde luego no será fácil. Se que son cuestiones en las que estás especializada. Yo en absoluto. Recojo el mensaje. Un abrazo.

Adriana dijo...

Buen día: yo también "celebro" esta ley. Hace 8 años mi papá agonizaba con un linfoma no Hodkins (no sé si esta bien escrito)ubicado en la amígdala derecha. ya no podía hablar, comer y ver del ojo derecho. El médico me permitió decidir entre llevarlo a terapia intensiva y lastimarlo mucho más con el respirador o dejarlo en la habitación con asistencia de oxigeno acompañado por nosotros. Elegí lo último. Tuvo gracias a Dios una muerte digna. No me aerrepiento de la desición tomada. Siento mucha paz. Gracias por permitirme expresarme al respecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa