jueves, 18 de marzo de 2010

Escribir, una poderosa medicina


















Escribir es una poderosa medicina,
trae quietud a nuestra mente y paz a nuestro corazón.
Ordena las ideas-torbellino,
embolsa los vientos emocionales,
y echa a andar la barca de la imaginación.

Escribir te permite re escribir la propia historia,
darle un cierto orden al caos interno
y reubicar hechos, gentes, circunstancias
en una nueva plataforma, blanca y virgen.

Escribir pone el alma en movimiento,
renueva células y esperanzas
y hace que la sangre vuelva a circular
roja y vigorosa, fresca y vital.

Escribir no es una ciencia
ni depende del clima o la política,
no se asienta en postulados filosóficos
ni requiere permisos o complejos sistemas de red.

Escribir no es para afiliados,
ni miembros exclusivos.
No pide pases vip ni tarjetas magnéticas.
No exige fidelidad ni moneda.

Escribir es, ante todo, un don.

Victoria Branca

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no recibí ese preciado don pero sí el de poder disfrutar hasta conmoverme leyendo a aquellos que pueden expresarse, y así comparto esa maravillosa medicina....Gracias!!!

BEA dijo...

gracias!!! por tu don de "todos los días... Un beso

Mónica Beatríz dijo...

Hermoso y muy cierto!!!
Gracias por expresarlo de tan linda manera!
Lo voy a compartir con la gente que quiero (espero no te moleste)
Un cariño
Y muchas gracias por tan bellas palabras!!!

Francisco de Montevideo dijo...

Escribir una poderosa medicina... Gracias Victoria Branca. Almas como la tuyas son las que me han ayudado a sortear la oscuridad del dolor sin nombre de la muerte de mi esposa. (Murió de un cáncer óseo terriblemente doloroso hace casi 10 años)Seguí en pedazos por mis cuatro hijos, el más chico de 4 años, pero el duelo postergado me trajo varios inconvenientes de salud...
Pero amiga del alma, de lo que quiero hablar o mejor dicho escribir es justamente del acto de la escritura como supremo liberador de cargas. Dicen que una pena compartida es un poquito más liviana y personas como tú, ángeles diarios estuvieron allí cuando yo caía para decirme como a Lázaro: "Levántate y anda" Francisco de Montevideo.

Victoria dijo...

Gracias Francisco por escribirme. Por compartir tus penas y volver a levantarte una vez más. Eso es lo que define a las personas, la cantidad de veces que vuelven a ponerse de pie a pesar de las caídas y los desmoronamientos.
Me gusta saber que las almas se hermanan de mágicas maneras...
Un cálido abrazo.

Francisco de Montevideo dijo...

Gracias hermana del alma...Busqué ansioso tu comentario... y ahora compruebo que no es en vano todo lo que sufrimos por algo será, compruebo digo, porque tú me contestaste y es como encontrar al fin un poco de luz, una mano que a través de la pantalla de mi ordenador me acaricia el alma y compruebo también que el ángel que pasó por mi vida y la marcó para siempre, desde algún lugar me manda otros ángeles para que rieguen mi paisaje interior... Gracias Victoria Branca.

Rosa Mª O.G (Rosasinmás) dijo...

Gracias, es unabuena inyección de aliento.
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa