sábado, 22 de mayo de 2010

Acerca de la Belleza


















Existe una zona sagrada en cada persona.
Un territorio bendecido. Un tesoro oculto a las miradas profanas y superficiales que resplandece sólo ante un corazón puro.
Y cuando digo puro me refiero a que no está escindido ni contaminado.
La prisa con que se desenvuelve la vida no permite acceder a este lugar fácilmente. Y muchas veces creemos que porque no lo vemos, no existe.
Pero lo añoramos.
Porque en el principio, antes de desdoblarnos en aspectos y multiplicarnos en facetas, habitábamos ese espacio como si fuese el único. Y su belleza nos habitaba hasta el resplandor.
Allí mora el alma.
Ese lugar secreto y sagrado acuna nuestra divinidad.
Recordar el camino que nos lleva de regreso hasta allí constituye un triunfo. Porque a medida que transitamos ese sendero algo en nosotros se restaura. Sana. Se unifica y se integra. Y el corazón vuelve a latir luminoso y entero. Y resuena con toda su voz el alma pródiga y exiliada.
Hoy nos cuesta reconocer esa zona sagrada en cada persona. Ganan los aspectos, los modos, las máscaras. Nos quedamos rezagados antes los mil y un disfraces con que arropamos nuestra desmemoria. Y dejamos que los demás sólo rocen al personaje que hemos construído.
Nuestra belleza, numinosa y serena, queda agazapada. Y lo que se expone a la mirada ajena es un fea copia, borroneada por la inautenticidad y la urgencia.
Pero la belleza fue hecha para resplandecer. Para irradiar. Para despertar a los corazones dormidos de su prolongado letargo. Para componer melodías y cánticos de esperanza. Para acariciar las heridas y transformarlas.
Su soplo es suave y benigno. Trae de regreso las golondrinas y los poemas. Devuelve la sonrisa al cabizbajo y el deseo al corazón inerte.
Baña en sus aguas doradas los sueños forasteros y los convierte en peregrinos.

Victoria Branca

4 comentarios:

Dolores dijo...

Querida Victoria, una vez mas resueno con tu reflexion y mi alma vibra! GRACIAS!!!! Agradezco tu compartirme/nos tan linda reflexión!

lala dijo...

Bendecida y hermosa Victoria!

Es muy hermoso, me toca en el alma cada mensaje que envias. Eres un dulce recordatorio que al eliminar lo falso en la periferia, surge lo verdadero, en el centro de nuestro ser!
Un fuerte abrazo y Dios permita que tu guia espiritual llene de fragancias a muchas almas que creen tener el olfato adormecido y viven culpando el aroma de Dios!
Gladys Diab

Forbidden dijo...

La belleza de las personas
de en nuestro interior.
donde el cuerpo
como buen costurero.
toma retasos de ella.
y se viste.
para mostrarla al mundo.
al caminar por las calles.
pero que tambien se deja ver
en palabras, gestos, acciones.
entre otras cosas.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

Anónimo dijo...

Basta contemplar la sonrisa de un chico o un viejo que comparten una idéntica mirada si uno sólo mira sus ojos. Y también comparten el gran misterio de la aproximación al ser antes y después del tránsito por esta vida. Ellos no se preocupan por buscar la belleza y por eso la irradian. Nos dan ganas de abrazarlos a unos y otros por igual. Aprendamos de su sabiduría. Beso!! Ani

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa