miércoles, 21 de diciembre de 2011

Correo para los que ya no están


















Es inevitable, cuando se acercan celebraciones y festejos, no acordarse de los que ya no están.
Las fiestas reúnen a los seres queridos, los congregan alrededor de la mesa para compartir el año que pasó. Si hay asperezas o rencores, se intenta hacer una tregua para esas fechas, y si no, la tristeza se hace más palpable comparada a la alegría que promueven los que desean festejar.
Cuando el corazón aún transita el sabor amargo de la ausencia se hace difícil participar de estas fiestas. No se tienen la fuerza ni las ganas. Más que nunca se hace grotesco el espíritu navideño. No porque sea falso, sino porque no es acorde al réquiem que entona el alma.
Las fechas son inamovibles, al igual que el estado de ánimo. Aunque se intente disimular la pena profunda que inunda el corazón, el dolor está más presente que la euforia. Y está bien que así sea. ¿Quién dijo que la noche buena deba ser una fiesta alocada, de risas forzadas y ruidos estruendosos?
La navidad recuerda un nacimiento que tuvo lugar en un simple pesebre. Sin multitudes. Sin mesas atiborradas de comida ni apremios y prisas por resolver asuntos de última hora.
El nacimiento ocurre en plena noche. En el más absoluto y reverente silencio. Puertas adentro. Ajeno a las miradas indiscretas y las críticas insensibles. Lejos del mundanal ruido. En lo secreto.
Y allí, en lo secreto, es donde ocurre el milagro.

Victoria Branca

6 comentarios:

Mis cositas y yo desde aquí... dijo...

Hola Victoria, que linda entrada, muy acorde con lo que vivo estos días... la ausencia de un ser querido, pero la vida sigue y solo quiero recordar las cosas bellas que viví junto a él y mantener en mi recuerdo sus carcajadas...
Un abrazo y lindas fiestas para ti y tu familia,
Piedad

BEA dijo...

Gracias por recordarnos a los que "recordamos" a ese ser querido que partiò... -que renace y acrecienta nuestra necesidad de estrecharlos, festear con ellos, mirarlos a los ojos, escuchar su sonrisa, en estos momentos de tan ìntimos deseos-, y poder decir GRACIAS!porque fueron una parte importante de nuestras vida!!!
Brindo por ello aunque duela el alma, y la Paz sea un motivo de luz y certeza para seguir caminando.
Costy mi mariposa anaranjada te quiero!
Un beso

eli dijo...

Sí, muchos sentimientos de todo pelo y color, y todos a flor de piel.
Besos Victoria!

lala dijo...

Tus reflexiones fueron una mezcla agridulce de emociones contradictorias que NO deberian ser condenadas ni siquiera por nosotros mismos. Gracias Victoria por resaltar la sabiduria del silencio, la nueva manera de amar a quienes han partido primero y mas en estas fechas que pareciera que ese secreto es negociado en las compras y celebraciones

Anónimo dijo...

Victoria, como siempre... pase a ver que habias publicado y como de costumbre me sorprendes con tan lindas palabras!!! Un gusto leerte y encontarme con tus pensamientos tan bien plasmados!!
Te deseo una muy feliz navidad y gracias por estar siempre presente!! Un gran abrazo de OSo apretado y nos leemos el lunes como siempre!! Silvia.

valentina dijo...

Si estas fiestas son difíciles, las ausencias duelen tanto!.
Y algunas presencias en cambio no son agradables.
Pero los niños y algunas personas tocadas por la varita de la serenidad, y la generosidad, te regalan alguna sonrisa, que te abriga como nunca.
Feliz Navidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa