lunes, 19 de diciembre de 2011

La punta del Iceberg
















Decía Hemingway que él siempre trataba de escribir teniendo en mente el principio del iceberg: que es siete veces mayor lo que se esconde debajo del agua que lo que se ve en la superficie.
Si lo que se ve es apenas una punta de lo que se oculta bajo el agua, si lo que se dice es una ínfima parte de lo que se calla, ¿Cómo puede conocerse la historia completa?
Una historia se va desenvolviendo de a poco, no sólo para el que la vive, sino también para quien la cuenta.
Tener que explicarlo todo es menospreciar al lector. ¿De qué sirve darle de comer en la boca a quién desea ponerse de pie y servirse él mismo de la fuente?
No vemos la realidad tal como es, sino tal como somos; reza otro dicho. Con los cual un mismo libro será infinitos libros según la infinidad de lectores que se reflejen en él.
Leer es un acto de libertad (o al menos debería serlo). Nadie marca el ritmo y la profundidad de la lectura más que quien lee en ese momento. Y nadie puede imponerle al lector (ni siquiera el autor) qué frases quedarán grabadas en las retinas de su alma y qué otras desaparecerán de un soplido.
Escribir la propia historia es, además de un acto de arrojo, una zambullida a esos huecos profundos de la memoria, donde hay restos encallados, tesoros estancos, peces, corales, cadáveres...
El capitán del Titanic no vio siquiera la punta del iceberg. A algunos lectores les pasará lo mismo. Seguirán de largo donde hubiera sido menester pasar la noche.
La corriente arrastra a todos por igual y hacia el mismo lado. Pero mientras algunos se desesperarán por arribar pronto a la costa donde sentirse a salvo, otros se dejarán llevar por los vaivenes del agua hasta ser depositados en la orilla.
En la superficie se está a salvo, en las profundidades acecha el peligro.

Divagaciones de una autora frente a la página en blanco...

Victoria Branca

7 comentarios:

Fer dijo...

No sé si era Hemingway que escribía según este principio, o si fueron los críticos, esos lectores mezquinos y envidiosos, escritores frustrados, que sólo pueden construir teorías sobre quienes escriben de verdad, mal que les pese, los responsables por la creación de la teoría del iceberg.

La verdad es que no hay escritor más genuino, más hondo en su simpleza, más sin rebusque y más abiertamente autobiográfico en su ficción que Hemingway. Hay premeditación y alevosía en su despojo: eso lo hace un escritor letal. Le valió un Nobel totalmente merecido.

De ahí que creo que el principio del iceberg aplique a pesar de todo: hay tanto más que lo superficial que encuentra el lector estilista y afectadamente pseudo-intelectual en Hemingway, tan digno de ser buceado, hasta en el plano metafísico...

Hemingway creía en la dignidad, y la tenía. Era un hombre digno hasta en sus miserias asumidas. Sus escritos se nutren de las miserias humanas redimidas por su arte. Y rezaba su propia oración:

"Our nada who art in nada, nada be thy name ..."

Hemingway son palabras mayores.
Es uno de los más grandes escritores que he leído en mi vida.

Un beso!

Moni dijo...

"Bellas divagaciones" diría yo...
Beso

Bea dijo...

Tus palabras..., me encanta decidirme a esa "zambullida" y gracias por ser una clara animadora en estas "artes"!!!
Cariño festivo y celebrante.

Anónimo dijo...

Ya quisiera yo poder escribir "divagaciones" así frente a una hoja en blanco...Wow!!! Sos admirable Victoria!!! Te leo siempre, te comento poco, te admiro mucho!!!
Un beso enorme y felicidades!!!

Anónimo dijo...

Olvidé firmar!! Celeste.

Marita dijo...

Vos seguí divagando así que es un placer leerte!! Beso

valentina dijo...

Muy cierto lo que dices Victoria, y además y como siempre lo explicas de una forma muy bella.
Es tan difícil ver el iceberg de los demás, y también indagar en el propio, pero los libros sin duda te ayudan, te acompañan, te comprenden y velan por que no te sientas sólo. Cada cual repara en uno u otro libro y párrafo porque cada persona tiene su camino, y su recorrido por él. Y quizás si sea cierto que en las profundidades aceche el peligro, pero probablemente hay más colorido, más emoción y más vida en ellas
¿no crees?.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa