miércoles, 17 de octubre de 2012

La mala educación


"En una etapa muy temprana de la vida, se nos enseña a dar prioridad a las señales externas sobre las internas, a respetar la voz de las demás antes que la voz del sí mismo. Un "buen" niño es el que se "preocupa" por sus mayores, el que "se porta bien". Se nos enseña a identificar la virtud con la complacencia de los deseos y expectativas de otros. Se nos inculca la conformidad como virtud cívica esencial. Se nos enseña la obediencia como el precio del amor y la aceptación.
Se nos dice -algunas veces de forma explícita, otras de forma implícita-, a través de una gran variedad de fuentes, que el sí-mismo es pecado, o insignificante, o despreciable, o algo que debe ser reprimido y suprimido, algo mezquino en el gran esquema de las cosas, o apenas una ilusión, y que respetar el sí mismo significa enajenar al individuo de la familia, la comunidad, la sociedad, de Dios, del Universo o de todo."

Nathaniel Branden,
El respeto hacia uno mismo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que perfeccion has logrado en la vida! parece que en ciertos puntos geograficos las mujeres SON PERFECTAS y son seres luminosos y gente de bien! bravo

James dijo...

Muy buen párrafo: concreto, simple, claro.
Muchas gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa