lunes, 15 de octubre de 2012

Una de las transiciones más bellas


"Una de las transiciones más bellas en la naturaleza es la que media entre el invierno y la primavera. Dijo un antiguo mísitico zen: cuando se abre una flor inocente, infantil, se abre sobre la tierra, uno intuye la agitación de la naturaleza bajo la corteza helada. Una bella frase en gaélico dice ag borradh, un temblor de la vida a punto de irrumpir.
Los colores maravillosos y la vida nueva que recibe la tierra hacen de la primavera un tiempo de gran exuberancia y esperanza. En cierto sentido, la primavera es la estación joven y el invierno es la vieja. El invierno estaba aquí desde el comienzo. Reinó durante millones de años en medio de una naturaleza muda y desolada, hasta que apareció la vegetación. La primavera es una estación juvenil, que llega en medio de un torrente de vida y esperanza. En su corazón reina un gran anhelo interior. Es un tiempo en el cual el deseo y la memoria se agitan y se buscan. Por consiguiente, la primavera en tu alma es un tiempo maravilloso para emprender aventuras o proyectos nuevos, o realizar cambios importantes en tu vida. Si lo haces en ese momento, el ritmo, la energía y la luz oculta de tu propia arcilla trabajan para ti. Estás en la corriente de tu crecimiento y potencial. La primavera en el alma puede ser bella, llena de esperanza, fortificante. Puedes realizar transiciones difíciles de manera natural, no forzada y espontánea".

John O Donohue,
Anam Cara

2 comentarios:

Fer dijo...

Ojalá así sea para vos, para mí y para todos lo que estamos deseosos de cambios llenos de luz y energía vital.

Un beso.

Gloria dijo...

Hola Victoria! Me encantó este pensamiento......yo me siento siempre más cerca de la Primavera, y a pesar de mis años...la adoro! Un beso, Gloria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa