miércoles, 27 de julio de 2011

Ese espacio vacío



















Cuando alguien se va de nuestro lado, sea por muerte, por destierro, por cansancio, por enojo, por traición, por resignación, por desaparición o porque simplemente se cumplió un ciclo (eso es lo último en lo que pensamos cuando sucede...) queda un espacio vacío. Un hueco en el corazón. Una hendidura que duele y que no hace más que recordarnos que aquél que hasta hace poco estaba, ya no está.
Se nos enseña desde chiquitos que a los espacios en blanco hay que rellenarlos. Con colores, con trazos firmes, con lineas y garabatos, con palabras... El fondo blanco debe ser cubierto para que no se note lo desnuda que es la existencia.
El silencio debe ser evitado con palabras, aunque no estemos diciendo nada de importancia.
Cubrir, esa es la cuestión.
Cuando el corazón se destempla queremos abrigarlo. Pronto. No sea que una helada lo petrifique y deje de latir.
Cuando sentimos una herida en carne viva queremos operarla sin demora. Una sutura por aquí, que ya no sangre, gasas para taparla. Una mordaza esterilizada para no oír el llanto desgarrador....
No soportamos sentir tanto. Y, sin embargo, esa es la ilusión que mueve al amor.
La intensidad la queremos en el sexo, en el enamoramiento, en el deleite y el placer. Pero no en el dolor. A ese hay que atenuarlo, silenciarlo, rebajarle el volúmen hasta que ya no se oiga.
La vida comienza en los espacios vacíos. En la nada. En el silencio más absoluto. Pero luego aprendemos que para vivir hay que escaparle a esos agujeros negros. Huir de los espacios vacíos. Esquivar pozos y abismos.
Cuando alguien se va de nuestro lado se quiebran viejos acuerdos. El otro no cumplió con su promesa. Dejó las cosas sin terminar. Me sumió en un caos imprevisto. Me dejó con palabras en la boca en medio de un silencio atroz.
¿Con qué voy a llenar esta vez ese espacio en blanco?

Victoria Branca

8 comentarios:

lala dijo...

Ese vacío, esa soledad te hace libre del huracán de quienes buscan a Dios en la multitud.
La actividad, las gasas, el sexo, placer, deleite pertenecen al mundo: ESE vacío es la llenura de Dios. Estamos en el mundo, pero NO pertenecemos a el y es cuando podemos estar en paz en medio de una batalla.
Hermosa reflexión Victoria...El Reino de los Cielos no son las flores, sino el aroma que ellas desprenden cuando corremos al huir de la soledad.
Dios te bendiga abundantemente!

eli dijo...

Qué bello!
Cicatrices, y ahí seguimos...

PeregrineBlue dijo...

victoria: esto me llega en un momento exacto. para mi el arte es mi salvacion, crear, ver con detencion que el mundo aun esta lleno de belleza.
aun asi a veces siento tus palabras
tan bien dichas

Cuando el corazón se destempla queremos abrigarlo. Pronto. No sea que una helada lo petrifique y deje de latir.

estaras pasando por lo mismo o es parte de otro libro que estas escribiendo?

Silvina dijo...

Hermoso! es cierto... el silencio, el vacío asustan. Me sorprende (o no) la cantidad de gente que, por ejemplo, mientras viaj, juegan insistentemente con un celular (sin mirar siquiera de reojo al paisaje) o, incluso viajando en compñía de otros, van con auriculares y no dialogan en absoluto. Cuanto miedo hay a encontrarnos con nosotros mismos...
Besos!

tolenti dijo...

Cuando el dolor de la ausencia se va llenando de paz, algo empieza a florecer.
Muy lindo post Vicky! gracias por su oportunidad.

Gloria dijo...

Victoria,cuánta verdad y bella descripción de este sentimiento del vacío, del blanco, de la nada... Y sin embargo siento que allí está todo para encontrar sus colores. Un beso, y me gustaron tus detalles... Gloria.

valentina dijo...

Sí, que dificiles son esos espacios en blanco... ¡ Que bien lo explicas Victoria!.
Y pensando en como llenar el espacio y por si pudiera ayudar o reconfortar he recordado la siguiente cita:
" No importa lo que te hagan, si rompen tu cuerpo o envenenan tu ment, cuando puedes aferrarte a un úico recuerdo cálido que atesoras, entonces éste podrá convertirse en tu pasaje de vuelta al mundo de la luz. Estos recuerdos son las ascuas del Paraíso y a partir de ellas se puede volver a encender la vida y el amor".

Bea dijo...

verdadero, profundo, real... -como siempre-; iluminan un momento especial, me està VACIANDO LA VIDA... aùn màs.
Duele y quiero verme sentada en ese banco en la naturaleza... en PLENITUD.
un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa