viernes, 29 de julio de 2011

Ese sencillo festín de los sentidos
















Cuando vivía en Paris, en un departamento de 52 metros cuadrados, no hacía las compras semanalmente. ¿El motivo? Mi heladera era una de esas que están en las habitaciones de los hoteles de muchas estrellas. Las de los tentadores frigo bar. Pequeñita y poco cabedora. Por lo que debía hacer las compras cada dos o tres días y no estoquear.
Ese asunto me llevó a visitar asiduamente los mercados al aire libre. Los puestos de la calle que ofrecen verduras, frutas, quesos y carnes exhibidos "al fresco". Y me enamoré de esa manera antigua y pueblerina de hacer las compras.
Iba con el cochecito de mi hija mayor, y con ella adentro iba metiendo la bolsita de los duraznos y las peras, la de los tomates y zanahorias, el paquete de quesos y nueces, y alguna que otra delicattessen dulce para coronar ese sencillo festín de los sentidos.
Los años pasaron. Los hijos crecieron y se multiplicaron. El destino me devolvió a la querida Buenos Aires y sucumbí a los super, hiper, gigantes mercados cerrados y en cadena.
Extraño esos paseos a la Rue de Levis, los puestos, los olores entremezclados, la diversidad de personas y sus changuitos, el ritmo lento de elegir las manzanas de a una y las nueces de a puñados.
Por eso, cada vez que puedo me hago una escapada al Delta, al Puerto de Frutos, donde a pesar de que los frutos escasean mientras se multiplican los objetos de decoración, el paseo mantiene el encanto de los antiguos mercados.
Y siempre vuelvo de esa pequeña escapada con mi bolsita de nueces pecan, las mandarinas más jugosas y los tomates más rojos y sabrosos.

7 comentarios:

Moni dijo...

Qué lindo... me recuerda cuando era chica y acompañaba a mi abuela a comprar a una feria... Los perfumes no son los mismos encerrados en el super-hiper-mercado!!
Me encanta visitar el puerto de frutos...
Besos
Moni

Marita Bunta dijo...

Exquisito, los mercaditos, los aromas, las callecitas, tu hija en el carrito rodeada de frutas frescas, tu post, todo!
Besos

eli dijo...

En París festín y en el Tigre fiestonga! jaja pero qué lindoo!

Vintage Aurora Deco dijo...

Qué post tan pintoresco!!!
Hasta te pude imaginar paseando entre los puestos parisinos!!! Una delicia!
Yo también soy fan del Puerto de Frutos.
Besos.

Eskita dijo...

siii, ahora que conoci paris, puedo decir que se de que hablas, que liiiiindo todo esoooo, hace dias que pienso y pienso tanto en paris... es algo que uno nunca olvida cuando estuvo por esos aires... y por esas calles... . te dejo un besote grande grande... buen finde victoria! :)

Anabella dijo...

Hola Victoria, viviste en Paris....es mi suenio!! Amo esa ciudad con toda el alma, tenìa un suenio ir ahi con mi pancita y vivir la vida Parissina una semana, pero ya no me dejan viajar!!! Voy todos los anios con mi marido por su trabajo y tengo todo un dìa para mì sola....quiero hacer todo y voy a mil por todos lados, me lleno el alma!!! Me encanta leerte, ya te lo he dicho!
Gracias por hermoso mensaje!
un beso grande desde Roma!!
Anabella
Little Things

Silvina dijo...

Siii! herrnoso el encanto de las ferias! 6 meses ala ño tengo una a media cuadra de casa y tiene un encanto particular!. Que linda tu historia!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa