martes, 6 de octubre de 2009

Escaneo interior




















La vida es una permanente invitación a reinventarse.

Nada permanece siempre igual. Todo está llamado al cambio.

La naturaleza es la maestra por excelencia en casi todas las lecciones.

Atrincherarse en lo conocido por miedo a lo desconocido no es vivir.
Es sobrevivir.

La rutina es un calmante para la ansiedad que provoca lo incierto.

El desencanto es un llamado de atención.

La vida es flujo constante y caótico.
Es arrebato y desparpajo.
Es contención en el riesgo.
Es incertidumbre cierta y tacle certero a las seguridades.

Se puede hacer planes y tener proyectos, y eso es bueno, siempre y cuando
no creamos que todo saldrá según lo planeado.

Lo ordinario y lo extraordinario conviven en intensa paridad.

El cielo y la tierra decidieron acampar en nuestro corazón.
Y allí se desatan todas las tormentas.

No hay que dar por seguro a las personas. Ni a nada.

Quien recuerda cada día que estamos aquí de paso está a un paso de la paz.

Reinventarse es volver a descubrirse. Es volver a encontrarse.

Nunca es tarde para empezar de nuevo. Cada amanecer lo susurra.

Victoria Branca

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno encontrar acá con lo que me desperté hoy a la mañana...es así. Aunque cueste aceptarlo y a veces duela, es así.
A veces esperamos que las cosas sean según Parménides... y como no lo son, nos defendemos y escondemos, al mejor estilo Descartes...
Lo pero de todo, es que nos quedamos sin vivir verdaderamente...

Victoria dijo...

Ilústreme anónimo. ¿Cómo son las cosas según Parménides?

esdecirdecires dijo...

Sencillamente, me encanta tu blog! Es un bálsamo. Me alegra que haya gente como vos que transmite mensajes tan profundos y siempre tan cargados de esperanza, de motivación, de invitación a la superación!

Gracias Victoria :)

Victoria dijo...

Gracias Principita! Me gustó mucho tu post sobre las verdades y las piernas largas..
Que las tuyas se recuperen después de semejante caminata...

Anónimo dijo...

Siempre que paso por tu blog encuentro alguna frase justa para el momento que estoy pasando y justamente me ayuda a poder pasar esos momentos .

Gracias.

Vnd.

NINA P. dijo...

muy bueno me encantó
beso

Anónimo dijo...

No soy un gran conocedor del tema, pero la idea que me quedó cuando de chico leí a Parménides siempre fue que según él, lo único verdadero es lo que no cambia, lo que permanece...y no sé si es así.Los sentimientos,las desiciones que uno toma, los gustos, pueden cambiar, y no por eso, deja de ser cada cosa verdadera en su momento. Muchas veces tratamos de sostener algo, o exigimos que otros lo sostengan, porque pensamos que sólo lo que no cambia es verdad, o lo correcto. Hoy descubro, que atrás de esta mirada "Parmenística" se esconde un terrible miedo a no tener el control de todo.
Igual, pobre Parménides...si me escuchara...

Victoria dijo...

Gracias por la aclaración Parmenística. Yo creo cada vez más, que lo más permanente es el cambio. Y es cierto eso del control, da sensación de seguridad, pero no asegura nada.
¿De chico leías a Parménides?? Qué maravilla...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa