lunes, 9 de noviembre de 2009

¿A qué viniste?



















Es fácil perder la memoria en esta tierra. Distraerse con los mil y un artilugios creados por amigos de nuestra misma especie para que la vida pase más rápido y menos concientemente. Pero esa pregunta, incisiva e insomne, revolotea en nuestros oídos como una avispa molesta.
¿A qué viniste? ¿Para hacer qué? ¿Cuál es tu misión?
Y si creías que estabas acá para pasarla bien, la avispita te pica y te recuerda que no es tan así.
Y si creías que la vida es deber y sufrimiento, te invita a volar con ella a un panal lleno de miel donde todo se ve más liviano y diáfano.
Y si creías que las misiones son para otros, te zumba mientras estás durmiendo para que despiertes de una buena vez y te sacudas esa modorra gastada.
¿A qué viniste? ¿A qué?
Y das vueltas en la cama, inquieto, sudoroso, y abrís los ojos en plena noche para encontrarte con ese niño que te persigue.Sí, ese mocoso del pasado que tenía un sueño, tan intenso y claro, que ahora, en plena noche te enceguece. Pero no porque su cualidad sea la de enceguecer, sino porque tus ojos se olvidaron de lo que es la luz, y se acostumbraron a ir cerrados a tus deseos más verdaderos. Y a tus sueños. Y al anhelo profundo de tu alma.
¿Vas a seguir durmiendo? Te dice con inocente atrevimiento esa niñita que no quiere dormir. ¿No ves todo lo que hay por hacer y a todos los juegos que tenemos que jugar? Y te hace sentir peor que antes.
La avispa, el niño, la niñita... ellos saben.
La próxima vez que se te aparezcan, preguntales.

5 comentarios:

La otra de mí dijo...

ay ay ay, con lo que me gusta distraerme

tolenti dijo...

Seria genial, sólo poder dejarse llevar por esa niñita.

tolenti dijo...

Lei tu credo. Creo en las que, como vos, se animan a confesar sus creencias

manuela dijo...

lloro

Carol De Jong dijo...

Muy bueno,gracias Victoria!escribí un párrafo en el pizarrón de mi taller para la próxima vez que se aparezcan no olvidarme...por suerte mi niñita aparece muy seguido!besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa