jueves, 24 de noviembre de 2011

La Jueza Judy


















La llamaremos Judy, por nombrarla de alguna manera elegante.
Es jueza de la corte suprema.
Ocupa su lugar con todo su peso. El que le confiere su rango, el que le otorga su jerarquía.
La jueza Judy ejerce su profesión sin descanso.
Sin miramientos.
A veces, sin piedad.
En todo fallo busca ser objetiva e imparcial pero, ¿se puede ser objetivo e imparcial siendo plenamente humano?
La jueza Judy se cree infalible.
Y así dicta sus fallos.
Con absoluta superioridad. Ella no comete errores.
Su mirada es implacable.
Su gesto adusto.
Sus palabras escasas y precisas.
Su delicadeza, por desgracia, inexistente.
La jueza Judy duerme sola, no cree en el amor ni en la cercanía.
No le importa herir sentimientos, ¿qué es eso?
La debilidad es el adversario a superar.
Con determinación y a fuerza de voluntad.
Al pertenecer al tribunal superior la jueza Judy se cree superior.
A todo y a todos.
Mira desde arriba.
Saluda desde lejos.
Evita el contacto directo.
Utiliza emisarios, intermediarios y chivos expiatorios.
La jueza Judy vive, desde hace años, en mi casa.
La estoy por desalojar.
Aunque a ella le digo, mirándola a los ojos, que ya es tiempo de que se jubile.

Victoria Branca

3 comentarios:

de los suspiros dijo...

UF...abria que hacer una pira, con todas y cada una de las Judys...creo que seria mucho mas sencillo, bajarse del pedestal y y acordarse que no siempre toca ser juez

Anabella dijo...

...querìa decirte q me encantaron los dos post anteriores, los leì varias veces, solo q justo cuanto te iba a dejar comentarios o Giuli lloraba o Tomy me llamaba....me encanta todo lo q transimitis...
Gracias por tus dulces comentarios!!
un abrazo grande
Anabella
Little Things

tolenti dijo...

Muy bueno Vicky! Suerte con el desalojo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa