martes, 22 de noviembre de 2011

Lo siento pero no


















Hay libros que no se prestan. Son demasiado íntimos. No por lo que encierran en sus páginas, no. Si no por las veces que han sido tocados por la propia piel.
Prestarle esos libros a un ajeno sería como entregarle una noche de placer a un desconocido sin siquiera saber su nombre.
Hay libros que sólo han sido hechos para un lector. Por más que muchos se jacten de haberlos leído.
Hay libros que se leen en voz baja y a media luz.
A solas y en silencio.
Leer es un acto íntimo y develador.
¿Cómo podría prestarte ese libro que sabe tanto de mí?
Lo siento. Pero no.

Victoria Branca

6 comentarios:

Fer dijo...

Estoy de acuerdo. Dicen que hay dos tipos de idiotas: los que prestan libros y los que los devuelven...

Yo soy de los dos tipos, pero es cierto que hay algunos libros que son imprestables, por lo que tienen propio en sus páginas: libros subrayados,comentados, regañados,celebrados,reídos, llorados...

Buen tema el que que nos recibe ahora! El otro me gustaba mucho también.

Beso!

eli dijo...

Bello.

valentina dijo...

y cien veces NO!! porque duele prestarlos y entregarte, y duele que te los devuelvan sin que se hayan dado cuenta que te habías entregado. Pero en ocasiones, muy pocas, crees descubrir una alma gemela y se lo prestas.... y esperas ansiosa cual amante su devolución y esa mirada de complicidad, y quizás ese momento y sólo ese momento vale el sacrificio, pero sólo en esas pocas ocasiones.

valentina dijo...

y cien veces NO!! porque duele prestarlos y entregarte, y duele que te los devuelvan sin que se hayan dado cuenta que te habías entregado. Pero en ocasiones, muy pocas, crees descubrir una alma gemela y se lo prestas.... y esperas ansiosa cual amante su devolución y esa mirada de complicidad, y quizás ese momento y sólo ese momento vale el sacrificio, pero sólo en esas pocas ocasiones.

de los suspiros dijo...

coincido...por eso y por muchas cosas más! ja

tolenti dijo...

Genial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa