lunes, 28 de febrero de 2011

Mi Sombra















No nos decimos ni una palabra pero sé que mi sombra se alegra tanto como yo cuando, por casualidad, nos encontramos en el parque. En esas tardes la veo siempre delante de mí, vestida de negro. Si camino, camina; si me detengo se detiene. Yo también la imito. Si me parece que ha entrelazado las manos por la espalda, hago lo mismo.
Supongo que a veces ladea la cabeza, me mira por encima del hombro y se sonríe con ternura al verme tan excesivo en dimensiones, tan coloreado y pictórico.
Mientras paseamos por el parque la voy mimando, cuidando. Cuando calculo que ha de estar cansada doy unos pasos muy medidos -más allá, más acá, según- hasta que consigo llevarla adonde le conviene. Entonces me contorsiono en medio de la luz y busco una postura incómoda para que mi sombra, cómodamente, pueda sentarse en un banco.

Enrique Anderson Imbert,
Cuentos en miniatura

3 comentarios:

Seras Bubulina dijo...

Muy lindo! Yo no le presto mucha atencion a mi sombra. Que ironia no? Porque es, al fin y al cabo, una parte de mi ser...

Anónimo dijo...

Qué belleza la escritura de un grande!...
Nos trae palabras que dibujan magníficas imágenes, que no dejamos de contemplar al leerlas!....
Gracias Victoria por este regalo de lunes!

Gloria dijo...

Que ternura!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un arma poderosa

Un arma poderosa